¿Qué es el espíritu humano según se revela en la Biblia?

 

Como alguien que ha creído en Cristo, alguna vez se ha preguntado: “¿Cómo puedo conocer más al Señor Jesús? ¿De qué manera lo puedo conocer en mi vida diaria?”

El Señor nos ha dado una respuesta maravillosa. Esa respuesta es el espíritu humano. Nuestro espíritu humano es la clave para experimentar a Cristo y vivir una vida cristiana normal. Cuando creímos en Cristo, recibimos el perdón de nuestros pecados y fuimos liberados del juicio eterno de Dios.

Además de eso, recibimos dentro de nosotros a Jesucristo mismo, la Persona más maravillosa. Esta Persona maravillosa vino a vivir en la parte más profunda de nuestro ser, nuestro espíritu humano, a fin de ser hoy nuestra vida y disfrute.


¿Dónde se menciona el espíritu humano en la Biblia?

Encontramos menciones al espíritu humano tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo. Por ejemplo, 2 Timoteo 4:22 dice:

“El Señor esté con tu espíritu”.

En este versículo, “esté con” es para el presente. Esto significa que el que el Señor esté con nuestro espíritu es algo que podemos experimentar ahora mismo. Esto también indica que para poder conocerle y disfrutarle, verdaderamente es necesario que conozcamos nuestro espíritu. Desde el principio de la Biblia, podemos ver que Dios nos creó con este espíritu humano. Génesis 2:7 dice:

“Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra y sopló en su nariz aliento de vida, y llegó a ser el hombre alma viviente”.

¿Dónde se encuentra el espíritu humano en este versículo? Podemos ver que el “polvo de la tierra” se refiere al cuerpo físico y “alma viviente” se refiere al alma, la cual es la parte psicológica de una persona, su mente, parte emotiva y voluntad. Pero, ¿qué es el “aliento de vida”? “El aliento de vida” se refiere a la tercera parte del hombre, el espíritu humano. Esto se nos confirma en Proverbios 20:27, donde dice:

“Lámpara de Jehová es el espíritu del hombre”.

¡La misma palabra hebrea usada para “espíritu” (neshamah) en este versículo es la palabra que se traduce “aliento” en Génesis 2:7!


¿Qué es el espíritu humano?

Nuestro espíritu es la parte más profunda de nuestro ser y fue creado por Dios para contactarlo a Él y recibirle. La nota 5 de Génesis 2:7 en la Santa Biblia Versión Recobro, explica el significado del espíritu en este versículo:

“El espíritu humano es el órgano interno mediante el cual el hombre puede tener contacto con Dios, recibirlo, contenerlo y asimilarlo en todo su ser como su vida y su todo”.

Esta habilidad de nuestro espíritu de contactar y recibir a Dios se puede ilustrar por una radio. Una radio que está encendida y bien sintonizada puede recibir las ondas radiales invisibles en el aire. Esto es algo que una cafetera o un microondas no pueden hacer. De hecho, la radio es el único aparato que puede recibir e interpretar adecuadamente esas ondas radiales. Nuestro espíritu humano es como esa radio, y Dios es como las ondas radiales. Nuestro espíritu es la parte de nuestro ser que puede recibir y contactar a Dios. Las otras partes de nuestro ser—nuestro cuerpo y nuestra alma—son importantes, pero su función es distinta. Solamente nuestro espíritu puede contactar y conocer a Dios, quien es Espíritu.


¿A qué se debe que su espíritu sea tan importante?

Nuestro espíritu humano es muy importante para Dios debido a que Dios desea llenarnos con Él mismo. Él quiere que lo recibamos y nuestro espíritu es el único “receptor”. Nuestra vida cristiana comienza con nuestro espíritu humano. Mire lo que dice Juan 3:6:

“Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es”.

La nota 2 de este versículo en la Versión Recobro dice esto:

“El primer Espíritu mencionado aquí es el Espíritu divino, el Espíritu Santo de Dios, y el segundo espíritu es el espíritu humano, el espíritu regenerado del hombre. La regeneración se lleva a cabo en el espíritu humano por medio del Espíritu Santo de Dios, con la vida de Dios, la vida eterna e increada. Así que, ser regenerado es tener la vida eterna y divina (además de la vida humana, la vida natural) como la nueva fuente y el nuevo elemento de una nueva persona”.

Esto significa que desde el momento en que creímos en el Hijo de Dios, Jesús, Su Espíritu entró en nuestro espíritu humano y ¡nacimos de nuevo! Nacimos de Dios, recibimos Su vida divina y eterna en nuestro espíritu y llegamos a ser Sus hijos. Nuestro espíritu humano es el único lugar para que el Espíritu de Dios entre en nosotros a fin de hacernos Sus hijos. También es el lugar desde dónde Él puede llenar todo nuestro ser.


Nuestro espíritu humano y la vida cristiana

Una vez que nos damos cuenta de que el Señor Jesús vive en nuestro espíritu, es necesario que apliquemos esta revelación por medio de poner en práctica usar nuestro espíritu para contactar y recibir a Dios como nuestra vida todo el tiempo. He aquí algunas maneras en las que lo podemos hacer:

  • Podemos poner en práctica contactar al Señor Jesús en nuestro espíritu dándole la preeminencia cada mañana, y durante todo el día. Podemos hacerlo simplemente por medio de invocar Su nombre: “¡Señor Jesús!” Esto es como nuestra respiración espiritual.
  • Podemos usar nuestro espíritu para contactar al Señor en oración y orar utilizando la Palabra de Dios. En vez de buscar sentimientos de emociones cuando oramos o querer enfocarnos en entender la Biblia con nuestra mente mientras leemos, debemos aprender a volvernos de manera profunda al Señor, quien está en nuestro espíritu. Nuestra lectura bíblica y oración serán frescas y llenas de la vida divina. Gustaremos de Dios cada vez que oremos y leamos Su Palabra, y nuestra hambre por el Señor y Su Palabra aumentará.

 
 


Suscríbase a nuestro blog


Pídala gratis