Cómo cultivar el hábito de pasar tiempo con el Señor Jesús en la mañana


 
En una entrada anterior, vimos que el mejor momento del día para pasar tiempo con el Señor Jesús es en la mañana, antes de envolvernos en el ajetreo de nuestro día. Ahora veremos algunos principios y consejos prácticos que nos ayudarán a cultivar este hábito.


Es clave estar motivados

Establecer buenos hábitos requiere motivación, ya sea positiva o negativa. Por ejemplo, si sabemos que hacer ejercicio regularmente nos ayuda a sentirnos mejor, funcionar de manera más eficiente y hasta vivir más tiempo, es muy probable que nos levantemos y empecemos a movernos. Tener en cuenta estos beneficios nos ayuda a perseverar aún cuando no tengamos el deseo de hacer ejercicios.

Asimismo, pasar tiempo con el Señor Jesús cada mañana afecta directamente tanto a nuestra vida espiritual como a nuestro vivir diario. Cuando disfrutamos del Señor y Su Palabra en la mañana, somos nutridos y suministrados con Su vida. Como resultado, creceremos en la vida de Cristo.

Por el lado negativo, saber lo que les sucede a nuestros dientes cuando no usamos hilo dental regularmente puede animarnos a adquirir este hábito. Usamos hilo dental porque somos motivados por las consecuencias negativas que conllevaría el no hacerlo.

De la misma manera, conocer las consecuencias negativas de no pasar tiempo con el Señor también puede motivarnos a establecer este hábito. Estas consecuencias incluyen no crecer espiritualmente, e incluso debilitarnos.


Formar un hábito

No debemos esperar que los hábitos se desarrollen de la noche a la mañana. Se necesita tiempo y práctica para formar un hábito, y a menudo implica fracasar. Cuando esto sucede no debemos desanimarnos; sólo tenemos que levantarnos e intentarlo de nuevo.

Cultivar el hábito de pasar tiempo con el Señor cada mañana no es una excepción. Se necesita tiempo y práctica para hacer de esto algo que forme parte de nuestra vida cotidiana.


Algunos consejos prácticos:

1. Dedique tiempo a orar primero. El Señor quiere tener una relación personal con nosotros, así que seguramente contestará nuestras oraciones con respecto a este asunto. Podemos orar: “Señor Jesús, realmente quiero comenzar mi día contigo, no con tantas otras cosas. Señor, dame la gracia cada mañana para hacer todo a un lado y estar contigo primero”. La oración abre la manera para que el Señor sea la gracia que necesitamos para cultivar este hábito espiritual saludable.

2. Vaya a dormir temprano para poder levantarse temprano. Así tendrá tiempo para pasar con Él antes de comenzar su día. Este pequeño cambio ayudará a liberar tiempo para estar con el Señor en la mañana.

3. Recuerde que toma tiempo cultivar un hábito para toda la vida. Si fracasamos, podemos comenzar de nuevo a la mañana siguiente. No hay necesidad de darse por vencido. La Biblia nos dice que las misericordias del Señor son nuevas cada mañana. Podemos tomárnoslo día a día.

4. Considere usar una copia impresa de la Biblia en vez de una digital, ya que los correos electrónicos, las noticias y los mensajes de texto que recibimos en nuestros dispositivos podrían fácilmente llegar a ser una distracción para nosotros. Puede pedir una copia gratuita del Nuevo Testamento Versión Recobro en nuestro sitio web.

5. Comience con unos pocos minutos cada mañana, quizás diez minutos, y continúe hasta llegar a veinte minutos. Por supuesto, puede pasar más tiempo; eso depende de usted. Lo más importante es recibir el alimento espiritual en la Palabra y contactar al Señor Jesús para tener comunión con Él.
 
 


Suscríbase a nuestro blog


Pídala gratis